LAS RELACIONES
“El desafío en nuestras relaciones consiste en examinar si la motivación de  nuestros actos procede de nuestro interior o exterior, ¿nos estamos diciendo sí a nosotras mismas, o estamos teniendo una reacción de algún tipo esperando que los demás nos aprecien y nos quieran? Esta es la lección que podemos aprender en todas nuestras relaciones personales“ – SVAGITO LIEBERMEISTER
Nacemos, crecemos y nos desarrollamos a través de los vínculos, en las relaciones y es en ellas también donde a veces nos perdemos a nosotras mismas.  El impulso de vincularnos es parte de nuestra naturaleza. Empujadas por nuestra  vulnerabilidad y dependencia física y emocional, desde muy temprano empieza a crecer el miedo a perder al otro, y esta amenaza determina nuestros patrones de relación en el futuro.

En el caso de las mujeres, nuestro condicionamiento nos dice que el amor debe proceder de una persona concreta y en caso de que no suceda estamos perdidas. Esto es:  el amor y la valoración son algo externo que hay que ganarse, por lo que debemos acoplarnos al deseo del otro, negándonos a nosotras mismas.  Traicionarnos a nosotras mismas para darnos al otro (pareja, hij@, padre-madre, trabajo..). El miedo a perder la pertenencia, a la soledad, a no ser valoradas….tiñen nuestros vínculos vitales.

Las relaciones que establezco en mi vida diaria son reflejo de cómo han sido mis experiencias de relación. Podemos desarrollar un patrón evitativo (niego mi necesidad de relacionarme) o un patrón dependiente (sólo me valoro si el otro me valora) . En cualquiera de los dos casos, las relaciones y los vínculos pasan de ser un lugar donde desarrollarme y crecer, a un lugar dónde quedarnos atrapadas en la negación de nosotras mismas y en las reacciones marcadas por el miedo, la ira, la vergüenza, la desvalorización…

Os invitamos a poner luz sobre los verdaderos motivos que impulsan vuestras relaciones a través de tomar consciencia de los patrones automáticos e inconscientes.