CONOCIENDO NUESTRO HOMBRE INTERIOR Y MUJER INTERIOR PARA TENER RELACIONES DE PAREJA MÁS SATISFACTORIAS
“No sólo somos una mujer o un hombre, sino los dos. A menos que ellos dos se conviertan en uno, no habrá plenitud“ – OSHO
La vida nace y se desarrolla en el movimiento que se da entre dos polos opuestos, en una danza entre la dualidad: negativo -positivo, noche -día, luz-oscuridad, vida-muerte, masculino-femenino… Y es en esta última dualidad donde queremos profundizar en este taller.

Es crucial el entendimiento de que existen estas dos fuerzas dentro de nosotras, dos energías en relación dinámica: la energía masculina y femenina, también llamados nuestra mujer y hombre interior. Dos energías con diferentes cualidades y naturalezas que buscan ser desarrolladas.

No obstante, durante el crecimiento y por diversas razones, tendemos a identificarnos con una de ellas y la otra se queda oculta para la conciencia, quedando relegada al inconsciente, en la sombra. Ello no significa que  no exista, y así,  la parte que hemos condenado a la sombra pugna por salir de la oscuridad. ¿Cómo lo hace? esta parte necesita ser vista y lo hace proyectándose en  las personas con las que nos relacionamos (generalmente la pareja), como si estas fueran pantallas de cine en las que vemos algo que en realidad nos pertenece. Eso que vemos en el otro es un reflejo de nosotras mismas, y a menos que tomemos conciencia y responsabilidad sobre esta parte, estaré condenada a buscar algo fuera que nunca llegará a satisfacerme.

Si podemos comprender esto, y atrevernos a explorarlo en nosotras, no nos relacionaremos con la pareja desde la carencia y la demanda, sino desde la apertura a encontrarme con otros seres humanos.

En este taller queremos  ofrecer un espacio para explorar estas partes negadas, profundizar en estas dos energías que viven dentro y que desconocemos, reconocerlas sin juicio,  invitándolas a que puedan ir desarrollándose a la luz de la consciencia.

A través de meditaciones guiadas, diálogos entre las dos partes, analizando las proyecciones y lo que nos ocurre en las relaciones de pareja, podemos ir  descubriendo cómo son  nuestra mujer y hombre interior. Es una invitación para abrirnos a lo negado, de completarnos desde dentro, sintiendo el coraje de mirar en nuestras sombras con responsabilidad, respeto y amor.